miércoles, 26 de febrero de 2014

ME HAN PEGADO

Me cabrea, mucho.

Me cabrea mucho que mi hijo de cuatro años venga diciendome que le han pegado e insultado en el cole.

Me cabrea.

En casa no se pega, a nadie. Nunca. En casa no se insulta, ni se usan palabras peyorativas. Cuidamos mucho lo que decimos.
No somos perfectos y por eso alguna vez levantamos la voz o decimos algo no del todo correcto. Y nos disculpamos.

Por eso me cabrea que mi hijo me diga que le han pegado o insultado sin motivo. Niños de su edad. Que le empujen o digan pequeñajo, que le den un puñetazo sin venir a cuento...

 Me cabrea.

Y me cabrea, no por los niños, si no por sus padres.
Niños a los que se ve solos, donde nadie marca límites.
Niños a los que se trata mal y maltrata.
Niños a los que no se respeta.
No tienen voz ni voto.
Niños a los que se grita, avergüenza y humilla.

Y eso lo he visto en el patio del cole. Tristeza.

Porque llamar llorica, quejica, pequeñajo... son palabras despectivas, aunque se las digamos a nuestro hijo (más por eso) cuando nos sacan de quicio.

Porque gritar y quitar las cosas a la fuerza o dar un manotazo, es tratar mal, aunque sea porque nos hemos enfadado con nuestro hijo.

Porque no hacer nada, ni decir nada, cuando nuestro pequeño pega o insulta, es no poner límite, aunque estemos cansados.

Porque no escuchar lo que nos piden o quieren nuestros hijos, no es respetar, aunque lo repitan mil veces.

Y será difícil, y a veces no sabremos que hacer, y nos desbordaremos. Nadie es perfecto.

Pero padres y madres, todo eso que haceis y no haceis, la forma de tratar a vuestros hijos, les hace ser como son.

Son nuestro reflejo. Y ese reflejo, afecta a los demás.

Tratemos a los niños como nos gusta que nos traten a nosotros.


16 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muy triste.
      Gracias por pasarte y comentar.

      Eliminar
  2. Jo que triste porque tu te esfuerzas en tu casa a hacer lo correcto y luego estas cosas en el colegio....a mi me da mucho miedo que sufra el bulling. No tengas hijos si no te vas a implicar en ellos!!!!
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha rábia sí. Pero cuando ves como les tratan algunos padres se entienden muchas cosas.
      El bulling yo lo vivi, por eso me he implicado en una comisión de padres, para trabajarlo desde hay. Pero el trabajo debe comenzar desde los padres, ¿cómo cambiar algo cuando en casa viven esas cosas?
      Gracias por tu aportación Raquel, un abrazo.

      Eliminar
  3. Ay, qué impotencia!
    Está claro que tener hijos es un compromiso que muchos no entienden. Los niños no se educan por ciencia infusa; quien quiera peces, que se moje el culo!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es cuando los padres creen que esa es la forma correcta de hacerlo, cuando ves que, día tras día, les tratan igual.
      Y la impotencia de ver que por mucho que trabaje con mi hijo, el resto va a seguir igual.
      Gracias por pasarte y comentar Juncal.

      Eliminar
  4. Vaya lo siento. Creo que si más dicen que mi hija ha pegado a alguien me lo tomaría peor que si la pegaean a ella. Los padres deben de dedicar tiempo y ganas a la educación de sus hijos y sw r un ejemplo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso el problema es el ejemplo, y que para ellos será lo correcto. Cuando es algo puntual y ves cambios, es diferente.
      A mi me hace replantearme muchas cosas la actitud de mi hijo y su comportamiento, adaptandome y buscando aquello que me ayude a guiarlo. Pensar que el niño es aaí y que no puedes hacer nada, o que la mano dura es la única solución, para mi no es razón.
      Y ver que esos adultos tratan a otros adultos igual, da muchas pistas sobre su base de educación.
      Gracias por pasarte Virginia, un placer verte siempre por aquí :)

      Eliminar
  5. Estoy totalmente de acuerdo pero también hay que enseñarles que ante una situación injusta se tienen que defender y no dejarse pisar por nadie. Es mi opinión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parte de nuestro trabajo es enseñarle a manejarse y a solucionar sus conflictos, efectivamente, a no dejarse pisar o quedarse sin hacer nada.
      Pero si te refieres a que devuelva el golpe o pegue porque le pegan, no creemos que sea la solución. Es como decirle a un niño "no se pega" mientras le das un cachete.
      Gracias por tu aportación!

      Eliminar
  6. Aishhhhhhhhhh qué rabia!!!!! esos padres, ay esos padres...Tienes toda la razón, hay que educar en el respeto, creo que eso es fundamental y por supuesto dar ejemplo.

    Besossssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! La verdad es que es increible lo que puede llegar a verse,y muy duro ver las consecuencias y sufrirlas.
      Qué estamos haciendo? Deberíamos ir más despacio para poder verlo.
      Gracias por tu aportación. Un abrazo

      Eliminar
  7. Imagina lo que sentí yo cuando, después de muchas marcas, a las pregunta "que tal en el cole?" Contestó con un "hoy no me han pegado"... 2 años y medio... Lo sacamos de allí...
    Y lo grave es q sé q la culpa no es del niño, sino d los padres.... Pero allí nadie ponía límites...
    Te entiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso los profesores, al menos la nuestra, lo trabaja, y el cole algo también. Pero hay tanto por hacer... ya desde casa.
      Y si permitiesemos menos como adultos creo que la cosa cambiaría, pero... hay tanta barrera que romper.
      Siento vuestra experiencia, espero que ahora este mejor.
      Un enorme abrazo y gracias por pasarte.

      Eliminar
  8. Es una pena, y yo también me lo tomaría fatal, pero es verdad que pueden aprender de ello y tratarlo como algo que no se debe hacer nunca... (habrá que sacar algo positivo).
    ¡Qué difícil gestionar estas situaciones!

    ResponderEliminar
  9. Es realmente una joda enseñarles a tus hijos lo que está bien y lo que no y que un extraño venga a sacudirle el mundo de esa manera.

    El año pasado canso M1 estaba en primer grado llegó a casa con un ojo morado y la directora nos dijo que no volvería a pasar pero que teníamos que enseñarle a M1 a defenderse. CÓMO??!!? Y el porque tiene que defenderse? El despelote nos llevó meses y tuvimos que acudir a la policía y a la secretaria de justicia del país. Se supone que no hay tolerancia a la violencia pero en las escuelas les dicen que se defiendan! A mi también me cabrea, porque en casa les tratamos bien y les enseñamos a tratar bien.
    Ahora en segundo grado ya llegó otro a plantearle un golpe y está vez M1 gritó. Y que pasá que es un "llorón" un "quejumbroso". Y por qué uno tiene que aguantarse que el uso de palabras denigrantes sea "normal". Que rabia!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar, así el blog se hace más rico e interesante.

Se eliminará cualquier comentario que lleve spam, publicidad, palabras malsonantes o cualquier otra falta de respeto.