martes, 3 de septiembre de 2013

SI, ACABAN DURMIENDO



Una de las grandes preocupaciones de las mamas y papas, y especialmente las primerizas, es el sueño de sus hijos.

Para mí fue mi caballo de batalla con mi hijo mayor. Mi preocupación y angustia, unidos a mi sueño permanente y agotamiento una  vez empecé a trabajar, hicieron que leyera y buscara soluciones para que mi hijo durmiese más y mejor.

Mi niño nació prematuro, y lo digo porque creo que parte de su forma de ser viene influenciada por este hecho y por estar cuatro días separado de sus padres. Y añadimos a esto su alto nivel de demanda, con rasgos de niño de alta demanda, que no etiquetaré ya que no soy partidaria de ello, pero sí.

Yo partía de la base de que los niños saben dormir, se duermen solos (con alguna musiquita o móvil) y que duermen mucho. Estando embarazada tuve la enorme suerte de poder acudir a una charla de Rosa Jove sobre el sueño, y ahí muchos de mis mitos cayeron.

Aun y todo decidimos que nuestro bebe durmiese con nosotros en su cuna, levantándome yo para darle pecho y que en algún momento le pasaríamos a su habitación.
Bueno, pues nada fue como esperábamos.

Teníamos un bebe muy sensible y demandante. No se dormía solo, no le gustaba el capazo ni la cuna. Esto a pesar de que lo primero que conoció al nacer fue una cuna, dormirse sólo y tener a su mama y su teta unos ratos al día, o quizá por esto mismo, cuando comprobó que mama y papa ya no se iban empezó a recamar lo que necesitaba.

Mi hijo siempre ha necesitado mucho contacto, mucho contacto y mucha teta. Y esto hizo que tuviésemos que cambiar nuestra mentalidad y adaptarnos a sus necesidades.

Durante tres años cuando lograba que mi hijo se quedase dormido, fuese de día o de noche, yo me quedaba con él. Si me movía de su lado se despertaba, pudiendo llegar a desvelarse y eso sí que era desesperante porque volvíamos a empezar. Además durante su primer año, necesitó que en cada micro despertar nos levantásemos a pasear, dos, cuatro, seis,… veces cada noche.

Tres años donde la teta fue nuestra gran aliada que nos ayudaba a quedarnos dormidos, sí, a los dos. Y que a veces, para desesperación mía, tenía que quedarse largos ratos en la boca de nuestro niño.

La hora de dormir siempre tenía que ser algo sin premeditación. Es decir, si llegar a decir “vamos a dormir” porque entonces la resistencia era mayor. Mi hijo se quedaba dormido en la teta en el salón, y una vez dormido lo llevaba a la cama.

Yo he trabajado fuera de casa desde que él cumplió el año y ha habido días en los que no habría dormido más de cuatro o cinco horas, y no del tirón, y tenía que rendir como si hubiesen sido ocho. Muchas veces me decían que no sabían cómo aguantaba, yo se que pensaban que” cómo no hacía algo” y yo lo tenía y tengo claro; no es mi hijo quien no me deja dormir, si no el tener que ir a trabajar” si no tuviese que hacerlo o pudiese ajustar mi horario más descansada hubiese estado.

Se supone que las fases del desarrollo del niño pueden alterar su sueño, que cuando salen los dientes pueden estar molestos y que también les afecte,… en el caso de mi hijo era una alteración constante (le empezaron a salir los dientes a los cuatro o cinco meses y para el año tenía todos, a los nueve meses comenzó a andar y gatear, al año corría,…).

La tensión permanente de mi hijo a la hora de dormirse y su resistencia me hacían pensar que algo pasaba, algo hacía que mi hijo no pudiese relajarse. Yo siempre he considerado que los primeros días del bebe son fundamentales para él, en el caso de mi hijo los pasó sólo en neonatos, y siempre he creído que le habían marcado.

Así que acudí a una especialista, me mando unos ejercicios que han ayudado a que mi hijo se relaje. Al mes de comenzarlos notamos diferencias, pasamos a dormir en su cuarto (los dos) y a su cama.

Hoy se duerme con ese masaje. Duerme toda la noche seguida, excepto algún despertar por sed, pesadillas, dolor, o algo así. Duerme doce horas por la noche y ya no hecha siesta. Nos costó, pero hemos conseguido tranquilidad y calma para todos.

Lo único que hemos hecho ha sido seguir su ritmo. El hecho de los masajes nos confirmó que había algo que no dejaba que se relajase, no es un sistema para dormir, ya que la relajación se ve a más niveles.

Todos los niños acaban durmiendo toda la noche y acaban durmiendo solos. En mi casa, se sigue y acompaña su ritmo. 

Ahora duermo con dos, con cada uno de mis hijos a cada lado. Por comodidad, por interés, porque nos gusta y nos apetece. Y sé que llegará el día en que no me necesiten más, y entonces estoy segura que me dará mucha pena, así que mientras aprovechare el tiempo y su sueño.

2 comentarios:

  1. Hola.
    Su blog es magnifico lastima que esté desierto, le explico porque., una de las causa principales es que pone usted problemas a la hora de comentar, son los puñeteros codigos si quita los codigos para comentar tendra mas audiencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario, lo tendre en cuenta.

      Eliminar

Gracias por comentar, así el blog se hace más rico e interesante.

Se eliminará cualquier comentario que lleve spam, publicidad, palabras malsonantes o cualquier otra falta de respeto.